Comentar:

Por favor, si leeis las entradas me gustaría que comentarais, los comentarios son los que me dan fuerza, los que me hacen ver si de verdad merece la pena tener un blog... por favor, si no quereis hacerme un testamento os dejo ponerme solo una: :) si os a gustado, una :| si os a parecido normal o una :( si no os a gustado. Simplemente eso...Muchas gracias a todo! Besoooooos! :D

Esas personitas, que me dan ánimos todos los días:

jueves, 23 de febrero de 2012

Capítulo 14

La moto para delante de unos altos edificios color crema.
-Ahora quiero que cierres los ojos.
-¿Para?
-Hazme caso.
-Está bien.-Estela baja de la moto y cierra los ojos, oye un ruido de llaves, y siente que la empujan al interior de algún sitio, oye el sonido de una puerta, un pitido, otra vez el de la puerta, nota un ligero zumbido en sus oídos, entreabre los ojos, Álex está en frente de ella, solo consigue ver eso hasta que Álex le tapa los ojos con la mano.
-¡Tramposa!
-Vale...no miro.-Están quietos, pero sigue oyendo un zumbido "Ding" Se oye, ruido de puertas, de pronto un aire frío le azota la cara, la carne se le pone de gallina, más de lo que ya estaba, Álex la empuja hacia delante, de pronto nota que su barriga choca contra algo duro, apoya las manos en la nada, las baja un poco y toca un barrote bastante frío.
-¡Ya los puedes abrir!-Estela los abre...y ve toda la ciudad, ve el mar, las montañas, los demás edificios, al que ninguno supera en altura al que está subida, el laberinto, las calles, la gente que parece una hormiguita desde ahí arriba, el cielo despejado, se emociona.
-¿Dónde estamos?, ¿En la Torre Eiffel?-Dice con los ojos llorosos. Álex ríe.
-No, pero parecido.-Estela no quiere que la vea llorar, ella nunca llora, se gira y se seca los ojos, sonríe, ese chico es realmente especial.-¡Eh! ¿Estás bien?
-Sí-Sonríe.-¿Sabes? Es la primera vez que falto a clase.
-¡Qué mala!
-¡Oye! Si mis padres se enteraran que en vez de estar dando Filosofía estoy en el edificio más alto del mundo, con un chico al que conozco de solo cinco horas me matan.
-Pero tus padres no lo saben, y solo llevas conmigo tres horas y media.
-Bueno, es lo mismo.-Sonríen, ella mira a su alrededor, una terraza inmensa se extiende a sus pies.
-¿Qué lugar es este?
-La azotea, del edificio de mi jefe, que tiene su casa aquí, y me ha dado las llaves para que cuando quiera pasarme por su casa, pueda.
-¿En qué trabajas?
-Pues... le saco al perro de paseo.-Estela no es capaz de reprimir una carcajada.
-¡Ríete, venga!
-¿Cómo que te ha dado las llaves?.-No le piensa pedir perdón, todavía no se lo ha pedido a nadie.
-Para él soy como su hijo.
-Vaya, si qué confía en ti.
-Sí, ¿Qué te parece la terraza?.
-Espectacular.-Comienza a tiritar, hace mucho viento.
-Sí, y ese vestido te queda realmente bien, pero no es la mejor forma de abrigarse en Diciembre, ¿sabes?.
-Por desgracias, sí, lo sé.-Álex se acerca a ella y abre su chaqueta. Estela se abraza a él.
-¿No sería más de un caballero que me dejaras la chaqueta?
-¡Já! Yo no soy un caballero ¡Además yo también tengo frío!.
-Tonto-Ríe Estela que se estruja más contra su pecho, cierra los ojos, pero los vuelve a abrir, porque ese sitio le encanta.
-Esto por la noche es mucho mejor, te tumbas, y al estar tan alto, la contaminación lumínica no llega y se ve todo el firmamento, todas las estrellas...
-Estela.
-¿Qué?
-Ese es mi nombre, Estela, como estrella.-Álex sonríe.
-Siempre lo he sabido.
-¿Cómo?
-Tienes cara de estrella.
Estela lo mira y sonríe, mira en sus ojos una pizca de emoción. "Bien, se está enamorando de mí" piensa, "¡Y en menos de cinco horas!", si sale bien, pronto Álex le hablará a Óscar bien de ella, y este por fin verá lo genial que es. Vuelve a cerrar los ojos y lo abraza más, sigue tiritando.
-Mira allí.-Álex señala unos inchables, sillas de la playa, manguitos...en una esquina de la terraza.
-Sí, ¿Qué pasa?.
-La gente de este edificio deja allí sus cosas de la temporada de verano en invierno, y hay toallas, lo sé porque por las noches, cuando subo, si tengo frío, cojo una, ven-Los dos se dirigen al lugar donde se encuentran todos los cachivaches, tiene razón, hay toallas. Cogen una cada uno. Estela la abre en su espalda, y se la va a pegar contra su cuerpo cuando esta se pone en forma de vela y la arrastra un poco, en caso de que estuviera en medio de mucha gente o que estuviera Óscar no lo haría, pero en estos momentos, deja de lado su orgullo y juega como una niña pequeña. La extiende sobre su cabeza y comienza a correr.
-¡Puedo volar!-Grita feliz.
-Claro que puedes volar-Álex la imita. Después Estela se para, él también, se abrazan, entre las toallas, que ahora se juntan como si fueran una sola, se miran, Estela maliciosamente sabe que es el momento, se acercan lentamente y se besan, detenidamente, como conociéndose en cada aliento, cuando terminan Álex dice:
-Somos como super héroes.-Sonríe.
-Somos como pájaros.-Y los dos se vuelven a besar, Estela siente como si algo dentro de ella algo echara realmente a volar...y en ese momento, sin saberlo, su corazón acaba de echar a volar, por primera vez.
----------------------------------------------------------------------------------
Bueno chicos, ¡Hola! ¿Como estais? Solo deciros que muchas gracias por los comentarios(en este y los demas blogs) y por el premio que he recibido en el blog: http://lovedrugsintuamorbipolar.blogspot.com  de nuevo, gracias Ana y nada felicitaros a vosotros tambien porque teneis unos blogs estupendos! :D Un besazoo a todos :)

7 comentarios:

  1. Te sigo! :)
    Tengo que ponerme al día con tu historia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! Valeee! Tranqui, tomate tu tiempo ;)

      Eliminar
  2. continuala pronto my buena tu nove :)

    ResponderEliminar
  3. nueva lectora... tienes que seguirla ¡¡¡ME ENCANTA!!!!

    ResponderEliminar
  4. me encantaa!
    ¿¿¡¡No me digas k Estela se acaba de enamorar!!??

    ResponderEliminar

Gracias por comentar! :) Para mí son muy importantes los comentarios, porque es lo que me hace seguir escribiendo, lo que me da ánimos para seguir...Bueno Un besazo! Y gracias por comentar! :)